Raspador lingual

Cuando nos cepillamos los dientes, es habitual olvidarse de una parte fundamental de nuestra boca: la lengua.

Para obtener una limpieza completa y correcta y poder prevenir ciertas afecciones bucales e incluso estomacales y digestivas, es importante habituarse a utilizar a diario un limpiador lingual.

 

En la lengua se concentran muchas bacterias ya que su superficie no es lisa, sino que está formada por diferentes surcos y ello hace que se puedan acumular restos y no ser correctamente eliminados.

Si bien se puede limpiar la lengua con el cepillo de dientes, un raspador o limpiador lingual está diseñado para realizar esta función más adecuadamente.

 

No se trata de frotar la lengua sino de rasparla con la idea de arrastrar. 

Sacando la lengua, introducir el raspador intentando alcanzar la parte mas profunda y a continuación arrastrar hacia la parte delantera el raspador para después enguagar la boca. También puedes pasar el limpiador por los laterales de la lengua.

 

Esta practica no te llevará más de 2 minutos y conseguirás con ella unos importantes beneficios. Es una técnica sencilla que tambien: 

previene y/o elimina el mal aliento (halitosis).

mejora la función del sistema inmunológico y del sistema digestivo.

reduce la acumulación de sarro en los dientes.

reduce y/o elimina enfermedades de encías.

mejora el sentido del gusto.

5,00 €

  • disponible
  • Plazo de entrega 3 - 5 días1