CLASES DE YOGA NARADEVA


El método Naradeva lleva el espíritu, la esencia del Yoga en su pedagogía. No entendemos un yoga sin Yoga.

 

Nuestras clases no tienen como finalidad relajar y tranquilizar el cuerpo y la mente.  El objetivo es que, a través de las posturas (asanas) la respiración y la relajación, haya una toma de consciencia de  nuestras sensaciones y estado físico, de nuestro mundo emocional y mental y tras aquietar esos cuerpos, se cree un espacio intimo y sereno en el que con actitud meditativa y de observación, dejemos a un lado los juicios y las exigencias y entremos en espacios de quietud y silencio que nos muestren nuestra verdadera dimensión.

 

Para nosotros la técnica es importante, sin embargo mucho mas que estirar, doblar o girar el cuerpo buscando la perfección física, lo importante es: que vayamos desarrollando nuestra capacidad de darnos cuenta y que nos observemos. No que nos juzguemos o reflexionemos, no que la mente siga activa y en movimiento, sino que poco a poco, entremos en un espacio meditativo, contemplativo, que nos haga percibir, sentir y descubrir nuestra realidad esencial. Es entonces cuando aparece de manera natural la paz, la armonía y el equilibrio.

 

En el alma de las clases Naradeva está implícito el propósito a alcanzar; y cuando hablamos de propósito no hablamos de alcanzar calma y tranquilidad (que se alcanzan) hablamos del Propósito Transcendente. De ese que cuando se alcanza, transforma y te lleva a reconocer quien eres mas allá de las formas y te permite vivir de otra manera.

 

En realidad la idea en nuestras clases de yoga, es ir alcanzando el estado de Yoga, de unión consciente con uno mismo-a, que en definitiva es el verdadero y único propósito del Yoga.